miércoles, 29 junio 2022
Booking.com

El último beso de Sevilla a su Patrona

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,965SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

No importaban las altas temperaturas, el horario o la multitud de personas que se congregaban en los alrededores de la Parroquia del Sagrario de la Catedral hispalense. Sevilla supo mostrar de nuevo en este mes de Agosto, el cariño y la devoción que el pueblo le profesa a su Patrona. Fueron muchos los sentimientos y las emociones desatadas al estar frente por frente a la Virgen, sobre todo, de esas personas que por motivo de salud o edad hacen un esfuerzo sobrehumano para acudir a la cita con Ella. Otro de los aspectos positivos, es la cantidad de jóvenes que pasaron por delante de la Patrona, desde niños  pequeños en brazos de sus madres, hasta adolescentes que quisieron rendir pleitesía a la Virgen, y es que parece que por fin la devoción a la Imagen que el Rey Santo regaló a Sevilla ha abandonado el estereotipo, si alguna vez lo tuvo, de devoción antigua o de otro tiempo.

Este besamanos tuvo connotaciones que hicieron de lo ordinario algo extraordinario, y es que en contadas ocasiones la Virgen de los Reyes ha llevado puesto en este culto el mismo manto que en la salida, la última vez fue en el besamanos extraordinario por el centenario de Su coronación en 2004. Además del manto de castillos y leones, la Imagen lució el pecherín de las amatistas, la corona de filigrana obra de Manuel González Rojas en 1876, y el estreno de la toca de mantilla de encaje de Bruselas. Otro detalle fue la colocación del pañuelo entre las manos de la imagen, propiedad de la maestra de novicias de las Hermanas de la Cruz, fallecida el año pasado y que fue la encargada durante bastante tiempo de vestir a la Virgen.

El montaje del culto fue clásico, en su estilo, pero favorecido aún más por tener el imponente retablo de Pedro Roldán como telón de fondo. Como es habitual, el Niño de la Virgen, lució separado de su madre en un lateral del presbiterio y con su ajuar de salida exceptuando la corona.

Con este acto y junto con la apertura de la urna del Rey San Fernando, se pone punto y final a los cultos de la Virgen de los Reyes un Agosto más; mientras tanto la venerada Imagen, seguirá en su camarín de la Capilla Real esperando a cada hijo suyo que se acerque a orar ante Ella, y esperando de nuevo el octavo mes del año, que en Sevilla es sinónimo de Mes de María.

 

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,965SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte