lunes, 8 agosto 2022
Booking.com

La crónica de los besamanos del último fin de semana de Noviembre

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Sevilla comenzó a quitarse el luto el último Domingo de Noviembre, para prepararse de cara al Mes de la Inmaculada Concepción de María, que tan marcado está en el calendario cofrade hispalense.

En el barrio del arenal, la Virgen de la Caridad en su Soledad de la Hermandad del Baratillo, estuvo expuesta en besamanos  para concluir los cultos en su honor. Pese a las reducidas dimensiones de la capilla el montaje del culto interno fue sencillo pero a la vez laborioso, destacando el  trono de reina, en dónde se encontraba el estreno del escudo de la corporación del Miércoles Santo bordado en oro fino por Grande de León, que además es el encargado de vestir de forma magistral a la imagen de la Santísima Virgen.

La elegancia fue la nota predominante en la Real Parroquia de la Magdalena, dónde la Hermandad del Calvario celebró el besamanos a la Virgen de la Presentación. La priostía de la Corporación de la Madrugá supo dar un lección de clase y saber montar un culto al convertir el coro de la Parroquia en un salón de palacio. La estética que presentó la imagen de la Santísima Virgen es la habitual con su rostro enmarcado en el tocado de tul, así como la corona y manto de salida.

En lo más alto de La Costanilla, la Hermandad de San Isidoro estaba de celebración al conmemorar los 350 años de la hechura del Santísimo Cristo de las Tres Caídas. La imagen estuvo expuesta bajo el fabuloso Altar Mayor de la Parroquia en devoto besamanos durante toda la Jornada del Domingo, portando la bellísima túnica bordada por Patrocinio López en 1890 y que es una de las más antiguas de la ciudad.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte