Cinco décadas de cofradía en Nervión

0
480

El Cristo de la Sed protagonizó una salida con sabor añejo a Viernes de Dolores

La Hermandad de Nervión celebró el cincuenta aniversario de la aprobación de sus primeras reglas, aprobadas por el cardenal Bueno Monreal en 1969. El barrio en la calle para recibir al Santísimo Cristo de la Sed, obra efectuada por el recientemente fallecido hace apenas dos semanas Luis Álvarez Duarte. Su hija, Guadalupe, iba junto a la presidencia en la delantera del paso.

La cofradía que gobierna José Cataluña junto a su junta de gobierno ponía su cruz de guía en la calle en torno a las siete de la tarde, con las luces del sol ya bajas. Amplio cortejo de hermanos con cirio, con escrupuloso orden precedían el tramo de representaciones de hermandades vinculadas a la de la Sed. Estuvo presente también el Consejo de Hermandades y Cofradías, en la figura de Paco Vélez como presidente, Eduardo Carrera como delegado del Miércoles Santo y de Ernesto Martín como delegado de Sacramentales. De igual modo, Juan Carlos Cabrera y Carlos García Lara acudieron en representación del Ayuntamiento de Sevilla.

VÍDEO: JAVI RUÍZ

El exorno floral del paso procesional estaba compuesto por rosas rojas y limonium morado. Como detalle de interés cabe reseñar que el equipo de priostía dispuso en el monte las gubias con las que se tallaron al Santísimo Cristo de la Sed, en claro homenaje a la memoria de Luis Álvarez Duarte.

La visita al Hospital de San Juan de Dios puede considerarse uno de los puntos más destacados del recorrido. Allí se acortó el cortejo, suprimiendo las representaciones. La comitiva continuó por Eduardo Dato, Goya, Rico Cejudo, Marqués de Nervión, Alejandro Collantes, Beatriz de Suabia, Rico Cejudo, Padre Pedro Ayala, Andrés Bernáldez, hasta llegar a la Antigua Cárcel Provincial, en un recorrido similar al que realizaba cuando hace décadas la cofradía salía el Viernes de Dolores. Enfilando las calles Mariano Benlliure y Cristo de la Sed, la hermandad regresaba a su Parroquia.

Ricardo Almansa hizo un gran trabajo como capataz de la corporación, haciendo uso de las cuadrillas del Santísimo Cristo de la Sed y de la Dolorosa de la Consolación Madre de la Iglesia. Hubo que utilizar suplementos para la cuadrilla más baja. Tras el crucificado una acertada banda del Rosario de Cádiz, que fue sin duda el complemento perfecto para esta procesión extraordinaria.

Fotografías: Joaquín Galán