jueves, 29 septiembre 2022
Booking.com

Besamanos de la Inmaculada en Sevilla. Parte II

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,023SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte

El Sol irradiaba la luz que camuflaba el alumbrado navideño que decoran las calles más turísticas de la ciudad en estas fechas tan señaladas, mientras el azul del cielo acompañaba a los devotos que acudían raudos a las iglesias para mostrar su devoción a las Imágenes que les acompañan en su día a día. Y es que no era un día normal; en la Inmaculada la ciudad viste sus mejores galas, para dejar atrás lo comercial y centrarse en los epicentros devocionales que son las imágenes de la ciudad mariana por excelencia. Desde SEMANA SANTA ESPAÑA os mostramos la segunda parte de los besamanos del puente de la Inmaculada Concepción en Sevilla.

 Besamanos de la Soledad de San Buenaventura

Entre una mezcla de olor a pan e incienso, la Soledad llenaba más que nunca los corazones de los que se acercaban a besarle Su bendita mano. La belleza en San Buenaventura estaba elevada a la enésima potencia gracias al gusto exquisito que siempre muestra  José Antonio Grande de León con esta dolorosa y que estaba rodeada por un altar elegante que la priostía de la corporación del Viernes Santo supo con sumo gusto elaborar, culminado con la impactante imagen del Cristo de la Salvación, y que tantos sevillanos desean algún día ver en la calle.

Besamanos de la Virgen de las Penas (Santa Marta)

Con fragancia a naranja recién caída del árbol y el soniquete de los niños jugando en la plaza de al lado, las escalinatas que conducen a San Andrés parecen conducir al máximo respeto y silencio por lo que allí concierne. Frente al presbiterio, la Virgen de las Penas que lucía el manto azul de vistas y estrenado hace relativamente poco tiempo. Como telón de fondo, el maravilloso altar mayor de la parroquia y una de las joyas más desconocidas del barroco sevillano.

Besamanos de Madre de Dios de la Palma (Cristo de Burgos)

La fantástica Capilla de Ánimas de San Pedro sirvió como salón de trono para que la bellísima Madre de Dios de la Palma tendiera al pueblo su mano para ser besada. El dolor que profesa la Dolorosa del Miércoles Santo se acentúa al tenerla cara a cara y poder observar su rostro que en señal de agonía mira al cielo intentando encontrar consuelo en su dolor.

Besamanos de la Virgen de las Tristezas (Vera-Cruz)

En las profundidades del Barrio de San Vicente y desde la pequeña capilla del Dulce Nombre de Jesús salía una densa nube de humo y que atrapaba y conducía al transehúnte que por allí pasaba a pasar al interior. Igual de sencilla que en Semana Santa y bajos los pies del Cristo más antiguo de Sevilla, la Virgen de las Tristezas vivió de cerca el amor que le profesa el pueblo en el precioso e imponente templo que invitaba al recogimiento más absoluto.

Virgen de los Dolores de Santa Cruz

La judería sevillana se vistió de azul inmaculado, para que a la sombra de la sempiterna vigía de Sevilla, la Giralda, la Hermandad de Santa Cruz celebró el besamanos a la Virgen de los Dolores, la cuál se situaba a los pies del Cristo de la Misericordia, en un altar sencillo pero sumamente elegante.

Virgen del Voto de Pasión

La Hermandad de Pasión conmemoró también la festividad de la Inmaculada con el besamanos de la titular de la Antigua Sacramental, la Virgen del Voto, que poco a poco está recuperando la devoción perdida que en un tiempo suscitó en el seno de la Hermandad del Jueves Santo. Lucía la imagen letífica un manto y una saya azul bordada en hojilla de plata completando el altar la imponente figura del Señor de Pasión alumbrado por los candelabros de la Virgen del Prado.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
3,023SeguidoresSeguir
489SuscriptoresSuscribirte