Así es el proyecto del nuevo paso del Carmen de San Leandro

0
75

La hermandad del Carmen de San Leandro ha dado el diseño de su nuevo paso de salida a traves de las redes sociales, diseñado por Mario Ramos Rodríguez y llevado a cabo por Rubén Luna Perea.

Es un diseño realizado en acuarela sobre papel de medidas de 29 x 48’5 cm.
El paso se compone de una gran peana de carrete y respiraderos pensados para ser realizados en madera de cedro dorado en oro fino. A continuación se detallan las características de ambas partes:

Respiraderos: Están diseñados para tener unas líneas muy clásicas pero a la vez muy personales para la Virgen del Carmen de San Leandro. Un gran baquetón delimita en la parte superior el conjunto, compuesto por hojarasca y unas líneas muy sencillas. En el centro del respiradero aparece el escudo corporativo de la cofradía. Este, aparece arropado por dos molduras curvas que recuerdan a «hélices» que tienen la función de darle soporte al conjunto visualmente hablando. De estas molduras nace la hojarasca que mezcla las hojas barrocas con volutas y la hojarasca en rocalla. En las esquinas, unos grandes soles nos recuerdan a la Virgen María, «mujer revestida de Sol» tal y como la describe San Juan en el Apocalipsis.
En las esquinas superiores de los respiraderos, se sitúan los candelabros que alumbrarán a la Santísima Virgen. Estos nacen de unos brazos en rocalla y constan de 7 puntos de luz, recordando la forma de los puntos de luz a un rombo que dirige nuestra mirada hacia la Virgen.

Peana de carrete: el diseño de la peana se puede descomponer en tres partes diferenciadas:

Cuerpo: esta es la parte central de la peana, que está pensada en forma de tronco de pirámide con sus caras curvas, pero con chaflanes en las esquinas (ochavada) donde la parte superior está adaptada a las medidas de la imagen de la Virgen y la parte inferior se reduce para formar el cuello característico de las peanas de carrete. El cuerpo de la peana está diseñado para que en su parte central incluya cartelas en alusión a la advocación de la Santísima Virgen, siendo la que se muestra en el diseño una cartela donde el arcángel San Miguel rescata a las benditas ánimas del purgatorio. La escena está enmarcada por un óvalo plano del que salen otros dos óvalos de sus extremos desde donde nace la hojarasca rocalla que rellena toda esta parte. Sobre la cartela, una concha de gran volumen forma parte del centro de una cenefa superior compuesta por rocallas y espejos circulares. En las ochavas del cuerpo de la peana, cuelgan guirnaldas de rosas en clara alusión a la letanía lauretana “Rosa Mística”. El contraste entre las zonas con rocalla y las partes planas sirve para aumentar el efecto óptico de volumen de esta zona.

Basamento: esta es la parte inferior de la peana, y parte desde el cuello característico de las peanas de carrete. Esta zona del cuello contiene una cabeza de querubín con sus alas desplegadas, que se sitúa sobre el elemento central que compone esta zona. Una gran Sol con un Ave María destaca como un gran símbolo de alabanza a María Santísima y que significa que María es la “Esperanza del mundo”, ya que gracias a su intercesión todas las almas podrán ser liberadas de sus pecados. Desde esta parte central, aparecen cuatro brazos que sirven de sustento de la peana llenos de rocallas y espejos. En su parte exterior está formado por llamaradas en alusión a las ánimas benditas que finalizan en unas volutas de acantos sobre las que se situarán ángeles niños portando un elemento característico la Virgen del Carmen, su bendito escapulario, en un claro gesto de acercamiento del mismo a los fieles. Desde la parte central de los brazos aparecen guirnaldas de rosas que unen los brazos, donde aparecerán elementos muy característicos del barrio aledaño a la parroquia de San Leandro (avellanas y manzanas en honor a las calles aledañas de la parroquia y por donde discurre la procesión de la Santísima Virgen)

Candelabros: estos elementos se sitúan en la parte superior de las ochavas del cuerpo de la peana, y tienen un cuerpo en estilo rocalla que aumenta la altura de las mismas. Los candelabros están formados por tres brazos cada uno, donde el central tiene mayor altura, después el más cercano a la Virgen tiene una altura intermedia y el exterior quedaría más abajo de los anteriores. Las tulipas quedan rematadas por unas “coronillas” muy sencillas compuestas por un borde liso del que salen 8 conchas en rocalla de distintos tamaños.