martes, 19 octubre 2021
Booking.com

Jueves Santo en Sevilla. Mantillas.

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,717SeguidoresSeguir
464SuscriptoresSuscribirte

Las circunstancias no han impedido que las mantillas luzcan en las calles.

No es este momento de comentar qué es y en qué consiste una mantilla (la parte por el todo), término que también alude a quienes la lucen, convirtiendo al lenguaje en el auténtico protagonista en el que solo la Eucaristía hace sombra al luto que se apodera poco a poco de la ciudad.

La mujer sevillana es bella. No lo dice quien escribe sino los cánones no escritos de una ciudad que de ello entiende.

Es por ello que coincidiendo con los días de luto por excelencia, aquellos en los que todos deberíamos compartir las lágrimas de María, en Sevilla y en otras muchas localidades de nuestra geografía, el luto se permite la licencia de resaltar la belleza de la mujer, que acude a los oficios con el fin de mostrar respeto por tan luctuoso acontecer.

Rincones remotos, callejones otrora desiertos, establecimientos hosteleros y, sobre todo, templos, se enorgullecen de recibir a quienes se disponen a rendir cuentas con el Creador al sevillano modo. Y el fotógrafo, tirando de oficio, sale es busca de estampas, y las consigue.

Las nubes amenazan y se acercan sigilosamente, como sigiloso es el taconeo de esos impolutos zapatos de tacón a los que no alcanza la cera.

Es uno de los pregones que no se dictan desde los atriles del Maestranza sino que constituyen capítulos independientes que luego serán recopilados en el imaginario colectivo. Y se volverá a cumplir con la tradición, la misma que nos regala tantas tristezas como alegrías.

Es Jueves Santo y el negro se hace dueño de la ciudad. Tan solo concede licencias a quienes involuntariamente dejan escapar retazos de rubio cabello, que sirven para que el sol se convierta en el recuerdo necesario que contraste con la luna que, poco a poco se va haciendo dueña del cielo que será rebautizado en breve como Madrugá.

Este año toca recogimiento. Siempre toca. Ahora aún más. Lágrimas en San Lorenzo, en la Macarena, en Pureza, Magdalena, Duque y San Román, pero no por lo que ya fue sino por lo que será.

Es Jueves Santo y el cielo adquiere el color de la Fundación que con Ángeles del Cielo precede el Trágico momento en que Jesús es exaltado en la Cruz ante la impotencia y Lágrimas de Su madre.

Con un Rosario en la mano aún no sabe que la Pasión es la antesala de la Victoria en este Valle de Lágrimas y que la Angustia, aun repetida hasta cinco veces será borrada de su corazón con oraciones, ya sean en un huerto, en un templo o en una casa. Es la Merced que se nos concede y nos volverá a ser concedida.

Las mantillas van paulatinamente desapareciendo para luego florecer en la tarde de mañana, pero nadie evitará que hayan echado sus raíces en nuestro recuerdo centenario.

Sevilla es así, y no podemos hacer nada para evitarlo…

Todas las fotografías han sido cedidas a Javier Torres por Ainara Tabernilla Zubieta.

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,717SeguidoresSeguir
464SuscriptoresSuscribirte