lunes, 8 agosto 2022
Booking.com

La Santa Cena y su Victoria por Granada

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte

Seis de la tarde del Domingo de Ramos. Una abarrotada Plaza de Santo Domingo esperaba impaciente que se abrieran las puertas del templo dominico. Una vez abiertas, poco a poco, van saliendo los primeros tramos de nazarenos que van llegando al principio de la calle Jesús y María, así, la plaza se convierte en pocos minutos en un hervidero de capirotes rojos, rojo sacramental. Sale el peculiar guión de la Hermandad de la Esperanza, posteriormente el guión sacramental de la Hermandad de Santa la Cena. La banda de las Tres Caídas comienza a interpretar «Manuela» y los primeros ciriales salen a la plaza. Termina la marcha y la banda la enlaza con «Al Señor del Compás». El poderoso paso de la Cena va avanzando y comienza a cruzar la puerta de la iglesia. Poco a poco y avanzando solamente con el pie izquierdo, el misterio sigue saliendo. Rompe la marcha y el Señor, completamente fuera ya de la iglesia comienza a caminar. Ya está la Cena en la calle…

Una vez terminado la maniobra de salida del paso del Señor y colocadas ya las potencias, el capataz general volvió a mandar levantar el paso y de nuevo la banda comenzó a tocar.

Tras el paso del Señor comenzaron a salir los tramos de mantillas hasta que, cuando los ciriales ya habían salido a la plaza, la Banda de Música de María Santísima de los Remedios comenzó a tocar «Hossanna in Excelsis», marcha que se ha convertido en todo un clásico en el repertorio de la Virgen de la Victoria y que siempre suena en su salida. El palio realizó como siempre la salida de rodillas para levantarse a con el final de la marcha y comenzar a avanzar a ritmo del tambor.

Una vez abandonada la Plaza, la Hermandad se dirigió a Carrera Oficial por la Plaza de los Girones, calle Pavaneras, Plaza de San Juan de la Cruz y calle San Matías, llegando así a la plaza Mariana Pineda y empezar el recorrido oficial por calle Ángel Ganivet, para la que la Hermandad había preparada un gran repertorio formado por las marchas «La Expiración», «Este es mi cuerpo», «El Alma de Triana» y «La Pasión» en el caso del Cristo; y «Siempre la Esperanza» (otro clásico en esta Hermandad en los últimos años), «Macarena» y «Pasan los campanilleros» en el caso del palio.

Una vez abandonada la calle Ganivet y Puerta Real, la Hermandad continuó su recorrido a la Catedral en una carrera oficial abarrotada de gente. Poco después, el paso de misterio llegaba la Santa Iglesia Catedral con «Stabat Mater» mientras que el de la Virgen de la Victoria lo hacía con «Mi Amargura».

Tras dejar la Catedral y por tanto el recorrido oficial, la Hermandad comenzaba su regreso hacia Santo Domingo, que fue por la Gran Vía, Plaza Isabel la Católica,
Plaza de San Juan de la Cruz y calle San Matías, Jesús y María, Ancha de Santo Domingo y Plaza de Santo Domingo, donde una plaza nuevamente abarrotada esperaba desde hacía casi una hora el regreso Hermandad; una espera que mereció la pena gracias a la gran categoría que cada año demuestran tanto las cuadrillas de costaleros de ambos pasos, como los capataces y las dos bandas de música, que fueron enlazando una marcha tras otra a lo largo del encierro de la Hermandad

Redacción: Nacho Raso

Fotografía: Mery Morales y Carlos G.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,979SeguidoresSeguir
488SuscriptoresSuscribirte