martes, febrero 25, 2020
  • Portada
  • Noticias
  • Hermandades
  • Contacto y envío de Noticias

Consoladora de los afligidos

Triduo y Eucaristía Principal a Nuestra Madre y Señora de Consolación

Durante los días 17,18, 19 y 20 de octubre, la recoleta capilla del convento de Clarisas Franciscanas del Ángel Custodio, ha sido un año más testigo de los cultos, que la Hermandad del Santísimo Cristo de San Agustín, a consagrado a su titular Nuestra Madre y Señora de la Consolación. La Madre a través de la que Dios mandó al mundo al Consolador, Cristo Jesús, ha recibido en estos días la veneración de sus hijos, los hermanos de esta hermandad del Lunes Santo y de los feligreses y devotos que por esta ocasión la admiraban presidiendo el altar levantado en su honor, con Ella como siempre a los pies de la Cruz de Plata.

Como ya se informó en este medio, este año y así se hará a partir de ahora, por acuerdo del Cabildo de hermanos, no se ha realizado el besamanos como era habitual en este mes, integrado en los cultos a esta venerada imagen, ya que se realizó el primer fin de semana de septiembre, al ser el mas cercano a la celebración del día de la Virgen de Consolación, el 4 de septiembre.

De nuevo tal y como esta Hermandad tiene costumbre de venerar a sus Sagrados Titulares, Nuestra Madre y Señora de la Consolación presidia un majestuoso altar iluminada por dos grandes paños de cera blanca, y perfumada por la flor que adornaban seis elegantes jarras compuestas de Rosa Pink Mundial, Clavel Antigua, Rosa Ramificada y Limonium Rosa y todo ello con Helecho de base. A los pies de la imagen el Lignum Crucis, escoltado por dos relicarios y con dos jarras con flor de talco.

«Gloriosa eres, Santa María, mujer nueva; de ti nació Jesucristo, el hombre nuevo.»

El Triduo, con el siguiente orden, exposición del Santísimo, rezo del Santo Rosario, ejercicio del Triduo y Santa misa, a sido predicado por el Rvdo. Padre Miguel Córdoba Salmerón S.J. En sus homilías el sacerdote como jesuita, utilizó los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, señalando a María como modelo de vida, siguiendo las etapas que el Santo propone en dichos ejercicios. En el primer día se centro en la imagen de la Virgen como una mujer de entereza y fuerza, mujer que esta siempre como pilar y soporte, a la que como madre recurrimos cuando nos sentimos perdidos. Mujer que aprendió a doblegarse hacia Dios, trasformando su corazón para acoger su misericordia, asumir el proyecto de Dios y hacerlo suyo. Al igual que María, solo si dejamos que el amor de Dios entre en nuestro corazón, podremos acercarnos a Él, pidiendo a María que nos trasformemos, en nuevos hombres y mujeres que caminen bajo la bandera de su hijo.

«Dichosa eres, Virgen María, que llevaste al Hijo del eterno Padre.»

La predicación del día 18 tuvo como fondo la segunda semana de ejercicios espirituales. María como la madre de Jesús, que al igual que cualquier madre, enseñó al niño a conocer los peligros y los beneficios de la vida, y lo iba guardando todo en su corazón. Todas las experiencias nos sirven para crecer y aprender, en todo está presente Dios y por eso no se debe de rechazar nada. Teniendo siempre el corazón abierto para recibir a Dios tal y como lo hizo María.

«Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados»

En el último día del Triduo se celebró la recepción e imposición de medallas a los nuevos hermanos. El padre Córdoba en su homilía recordó de donde venia la advocación de

Consolación, como la Virgen se le aparece a Santa Mónica en su aflicción y por esta razón se convierte en patrona de la orden agustina. El hecho de consolar estuvo presente en toda la vida de la Virgen, consolar también significa sustentar, sostener al desvalido, María siempre aparece en los momentos en los que es necesario el consuelo. Siendo el mas destacado el momento en que se encuentra al pie de la cruz, donde Ella nos acogió como hijos para darnos la esperanza de la salvación prometida por su hijo, salvación que se revela en la cruz. A los pies de Nuestra Madre de Consolación debemos preguntarnos, quienes son los que necesitan consuelo, cercanía, como puedo potenciar esta aptitud en mí, con pequeñas cosas como una sonrisa, una mirada, debemos consolar, como hizo y hace Ella con nosotros y con todos aquellos que se acercan a Ella.

María, elevada al cielo, “brilla ante el pueblo peregrino de Dios como signo de segura esperanza y consolación” (LG, 69).

El día 20 a las 12.30h de la mañana se celebró la Solemne Eucaristía, en honor de Nuestra Madre y Señora de la Consolación, presidida por el director espiritual de la Hermandad el Rvdo. Padre Don Francisco Tejerizo Linares C. Ss. R., y concelebrada por el predicador del Triduo, el Rvdo. Padre Miguel Córdoba Salmerón S.J. La misa fue cantada por la Coral Ciudad de Granada, que también acompaña el caminar de Nuestra Madre y Señora de Consolación, cada Lunes Santo desde hace ya unos años.

En su homilía el padre Tejerizo, tras agradecer al padre Córdoba los días de triduo compartidos con la Hermandad y dar la bienvenida a los fieles y hermanos, además de las gracias a la comunidad de Clarisas por su presencia, destacó la coincidencia de ese día con la celebración del DOMUND, y el llamamiento del Papa Francisco a ser misioneros en un mundo en el que impera el “yoísmo”. Y destacó el papel de la Hermandad, con la Misión que se va a realizar a partir de noviembre, como preparatoria a la celebración del V centenario, de la realización de la imagen del Cristo de San Agustín. Con Fe todo es posible, la Fe confía siempre en la bondad de Dios y tiene seguridad que Dios no nos deja solos, de ambas cosas dio testimonio María. Debemos tener la Fe segura de que no estamos solos, debemos confiar en la bondad de Dios. Además, señaló lo que puede ser uno de los actos de las celebraciones del V centenario, una estación festiva para dar gracias en la Santa Iglesia Catedral. Exhortado a los hermanos y a todos a participar activamente en la misión y en los actos que se están preparando para las celebraciones de la efeméride.

“Dispuestos a vivir la Fe,

ponemos en tus manos de Madre

el proyecto misionero de nuestra Hermandad.

Reza con nosotros,

para que el Espíritu Santo nos fortalezca

y nos haga creativos al anunciar el Evangelio”.

(extracto de la oración por la Misión a Nuestra Madre y Señora de Consolación)

Redacción y fotografía: Arancha Martín

- Publicidad -

La Fundación de Los Negritos

El pasado fin de semana, dieron comienzo los cultos en honor al Santísimo Cristo de la Fundación de la hermandad de Los...

El Cristo de Las tres Caídas ya esta en su casa

El Señor de las Tres Caídas de la Hermandad de la Esperanza de Triana ha vuelto a esta noche lunes 24 de febrero...

Jesús Romanov pronuncia en Baeza la conferencia: “El arte de vestir a la Virgen”

Nueva cita formativa en la ciudad de Baeza, en esta ocasión, de mano de la Hermandad y Cofradía de la Sagrada Oración...