• Portada
  • Noticias
  • Hermandades
  • Contacto y envío de Noticias

Beatificación María Emilia Riquelme y Zayas

“ama a Dios y no temas nada”

Granada ha sido bendecida, una de sus hijas ya está oficialmente en el cielo intercediendo por sus vecinos y por todos aquellos que disfrutan de su obra, como sierva de Dios y fundadora de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada. El 9 de noviembre de 2019 fué el día más esperado desde que en 1983, tras haber recibido la aprobación desde Roma de la apertura del proceso para la beatificación, el arzobispo de Granada Don José Méndez Asensio preside una Eucaristía, donde se leyó el proceso de introducción a la causa. El 28 de abril de 1991 se Clausura el proceso diocesano de Canonización, y en 1996 se entrega la Positio en Roma, donde fue pasada y aprobada por la Comisión de Teólogos, Cardenales y Obispos en 2011.

María Emilia Riquelme y Zayas nace el día 5 de agosto de 1847, en el barrio de la Virgen de las Angustias, en Granada. María Emilia siente desde su infancia el deseo de entregarse totalmente a Dios. Su centro y fuerza es Jesús en el Santísimo Sacramento, de tal manera que solicita y el Obispado le concede tener, en su oratorio privado, al Santísimo Sacramento.

Dirá: «La Eucaristía es el paraíso de la tierra. La adoración mi hora de cielo, mi recreo y descanso espiritual».

Tras la muerte de su padre en 1885, decidió construir una capilla y casa colindante dedicándolo a la Virgen Inmaculada, y fue gestando los estatutos de una vocación específica. El lema de la nueva congregación de Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada será: “Dulzura y caridad; inmolación voluntaria y alegre por la gloria de Dios y bien de nuestros prójimos”. Pronto llegaron las primeras vocaciones, y el arzobispo aprobó temporalmente las constituciones que regirán la vida comunitaria. El 25 de marzo de 1896, presidido por el arzobispo, tuvo lugar la imposición de hábitos a las siete primeras novicias y profesión perpetua de Emilia Riquelme, como Madre Fundadora. Abrió un colegio para niñas en el mismo edificio y el día del Sagrado Corazón de Jesús del año 1900 inauguró la segunda fundación del Instituto en Barcelona. Viajó a Roma y el 2 de febrero de 1909 la Congregación obtuvo el Decreto Laudis firmado por Pío X. Con cuatro casas fundadas, en 1912 se fue a Roma por la aprobación definitiva del Instituto, que firmó Pío X el 5 de agosto. El 2 de agosto de 1938, Pío XI aprobó definitivamente las constituciones de la Congregación. En sus últimos consejos, pidió con insistencia a sus hijas que rezasen diariamente el Santo Rosario, “sencillez de corazón y humildad muy profunda”. Después de una vida totalmente entregada al servicio de Dios y al amor al prójimo, María Emilia entrega su alma a Dios en la Casa Madre de Granada, el 10 de diciembre de 1940. La noticia de su santa muerte se difundió por toda la ciudad. Gentes de toda clase vinieron para enaltecer a esta hija humilde y esclarecida.

“Queriendo yo amar más a Dios le dije: Señor, Vos sólo me bastáis. No me dijo mi Jesús, Yo quiero esta unión para fomentar la caridad”

En la actualidad la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada se extiende por cuatro continentes, manteniendo en activo Casas en los siguientes países, España, Portugal, Colombia, Brasil, Bolivia, México, Estados Unidos, Angola y próximamente también en Filipinas.

“¿Quieres te ame Jesús? Humíllate interiormente y olvídate de ti”

El día 6 de noviembre se realizó una Eucaristía con los peregrinos llegados de todas partes del mundo en la basílica de la Virgen de las Angustias. Fue este el templo elegido ya que María Emilia lo visitaba frecuentemente durante sus años de juventud, junto a su padre y su hermano y tiene por tanto una gran importancia en la configuración del carisma de la madre Riquelme. La Eucaristía estuvo presidida por el Obispo de la Diócesis de “El Banco Magdalena” de Colombia, el Excmo. y Rvdmo. D. Luis Gabriel Ramírez, acompañado por el Párroco de la Basílica D. Blas Gerardo Gordo Jiménez y otros sacerdotes. En la Eucaristía participo también una representación de la Hermandad de la Patrona de Granada con su Hermano Mayor a la cabeza. Nelson Yepes, cuya curación ha sido reconocida por la Iglesia como el primer milagro por intercesión ante Dios de María Emilia Riquelme, también estaba presente después de haber viajado desde Colombia con su familia, para participar en los actos de la beatificación.

En la tarde del día 8 tuvo lugar en el Monasterio de San Jerónimo la Vigilia de Oración por la Beatificación. Estuvieron presentes el Arzobispo de Granada Mons. Javier Martínez, el Obispo colombiano Mons. Luis Gabriel Ramírez y el Vicario General de la Archidiócesis D. Francisco Javier Espigares, además de la Superiora de la Congregación, la hermana Mariam Macias, las demás hermanas, los peregrinos y todos los fieles que llenaron el templo. Todos juntos dieron gracias a Dios, unidos en oración en la víspera de la Beatificación de la Madre Riquelme. Durante la vigilia varios devotos, dieron testimonio de la intersección de la nueva Beata en sus vidas, destacando el de Mons. Luis Gabriel Ramírez. Conoció a las hermanas a los 8 años y el carisma de estas siempre estuvo presente en su vida. Relató que la noche anterior a que le comunicasen su nombramiento como obispo, soñó con la Madre Riquelme, y por ello su escudo episcopal no podría ser otro que el de las hermanas y su lema el de María Emilia: “Caridad, humildad y sencillez”.

También como formación, desde el día 5 al 7 se celebraron tres charlas sobre la vida de la Madre Riquelme el día 5 “María Emilia y la Virgen María”, el día 6 “María Emilia y la Misión” y el 7 “María Emilia y la Eucaristía”

Todo lo he hecho para gloria de Dios, pero por manos de María. Todo lo de la Congregación ha sido por medio de María”

Por tradición familiar de su familia materna, desde niña María Emilia es inscrita como hermana de la Archicofradía del Rosario, cuya imagen titular es copatrona de la ciudad de Granada y es venerada en su precioso camarín de la iglesia de Santo Domingo. Es por esta razón por la que los hermanos de la Archicofradía deciden que la imagen de la Virgen, esté presente en el acto de beatificación. Para esta extraordinaria ocasión, la Virgen lució un manto del siglo XVIII en tonos celestes, por ser el color de la comunidad de religiosas y además portó el rosario y la cruz pectoral que llevo en vida la Madre Riquelme, cedidos de forma extraordinaria por las hermanas de la Congregación. La Santísima Virgen fue trasladada en su paso procesional a la Catedral en la tarde del viernes desde el barrio del Realejo, realizando durante el recorrido el rezo del Santo Rosario. En la mañana del día 9 para presidir la ceremonia de beatificación, se encontraba colocada en el presbiterio de la Santa Iglesia Catedral sobre una mesa de altar. Y en la tarde noche de ese día volvió a su iglesia de Santo Domingo, con cortejo de hermanos y acompañada por la Banda y Unidad de música Ángeles de Granada.

“Cuando un alma en la tierra sabe decir “Amén”, sabe también decir “Aleluya”; entonces existe entre Dios y esa alma una unión interior inefable, y la deja en la paz más profunda que, permite a Dios decir a sus ángeles: “Ved cómo me ama”

En la mañana del sábado todo estaba preparado en la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de la Encarnación de Granada. Los asistentes, más de 4.000 personas, ayudados por los 180 voluntarios, iban ocupando sus lugares designados para ser testigos de este gran evento para la ciudad y para la Iglesia, que además iba a ser compartido por TRECE TV y por VA televisión. Un total de 2 cardenales, 2 arzobispos, 2 obispos auxiliares y 7 obispos, junto a 120 sacerdotes del clero diocesano, concelebraron la ceremonia de beatificación presidida por Mons. Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Los obispos asistentes fueron: el arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez; el arzobispo de Sevilla, Mons. Juan José Asenjo, y su auxiliar, Mons. Santiago Gómez Sierra; el arzobispo emérito de Sevilla, cardenal Mons. Carlos Amigo; los obispos de Málaga, Mons. Jesús Catalá; de Jaén, D. Amadeo Rodríguez; de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández; de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco; de Almería, D. Alfonso González Montes; de Coria Cáceres, Mons. Francisco Cerro; y uno de los obispos auxiliares de Barcelona, Mons. Antoni Vadell. Asimismo, asisten los obispos de Colombia, D. Luis Gabriel Ramírez, y el de Brasil D. Paolo Romeu.

La ceremonia se inició con la lectura del Decreto del Papa Francisco para beatificar a María Emilia, lo que provocó un caluroso aplauso, y al momento entraban en procesión las reliquias de María Emilia. Su cuerpo en el interior de una urna, portada por los costaleros de la Hermandad de María Santísima de la Concepción y escoltada por doce hermanas de la congregación: 2 novicias, 2 junioras, la delegada de Brasil, la de Bolivia, Colombia y de USA-México, junto a otros dos ex generales de la Congregación. Reliquias que durante toda la celebración ha estado a los pies del altar. Hay que decir que la urna donde se custodia el cuerpo de la ya Beata, pertenecía a la familia y en ella se guardaba una imagen de la Virgen.

Al finalizar la ceremonia tomaron la palabra en primer lugar el Arzobispo de Granada, que dirigió unas palabras en nombre de la Iglesia Diocesana en agradecimiento por la nueva Beata. Y posteriormente la Superiora General de la Congregación Marian Macías que con gran jubilo termino diciendo “Todo ha sido para gloria de Dios por mano de María”.

“Entrega voluntaria y alegre por la gloria de Dios y el bien de los hermanos”

A las 18:30 salía de Catedral el cortejo acompañando a las reliquias de la Beata María Emilia Riquelme y Zayas, camino de la Casa Madre de la Congregación. Organizó el traslado la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Amor y la Entrega y María Santísima de la Concepción y eran sus costaleros las que la portaban, sobre el paso del Santo Entierro de la localidad granadina de Alfacar, participó además su cuerpo de acólitos. En el cortejo varias hermandades de penitencia de la ciudad, además de la de la Patrona y la de la Copatrona, y delante de el paso las hermanas de la Congregación. Y detrás Mons. Luis Gabriel Ramírez, Don Francisco Tejerizo, Vicario territorial y varios sacerdotes diocesanos. Acompañó con sus sones la Agrupación Musical Virgen de las Angustias. Durante todo el recorrido, la Beata fue arropada por gran cantidad de devotos que se colocaron tras el paso. Y participó del acto numeroso público.

Hubo dos momentos destacables, al paso por la parroquia de los Santos Justo y Pastor, sede de la Hermandad de los Estudiantes, su titular María Santísima de los Remedios esperaba en la puerta colocada en unas andas y ataviada con manto azul. Se paró el paso de la Beata ante la Santísima Virgen y tras rezar se cantó la Salve. El segundo momento fue la parada en la puerta del Santuario del Perpetuo Socorro, donde el padre Antonio Puerto Diosdado, C.Ss.R. dirigió una oración a la Santísima Virgen por mediación de la Beata María Emilia.

En la mañana del día 10, de nuevo en la Santa Iglesia Catedral de Granada se celebró la Eucaristía de acción de gracias por la beatificación de María Emilia Riquelme y Zayas, fundadora de la Congregación de las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada que reunió a mil personas. Presidida por el arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, y concelebrada por los obispos de Colombia Mons. Luis Gabriel Ramírez y de Brasil Mons. Paolo Romeo, así como otros sacerdotes. La colecta se destinó a la obra social nacida de esta beatificación: una casa hogar para niñas en Filipinas.

Durante el rezo del Ángelus del día 10, en Roma, el Papa Francisco recordó la beatificación en Granada de María Emilia. “La nueva beata fue un ejemplo en el fervor de la adoración eucarística y generosa en el servicio a los más necesitados”, dijo el Santo Padre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los datos sobre la salida extraordinaria de la Virgen de la Encarnación de San Benito con motivo del XXV Aniversario de la Coronación...

La dolorosa del Martes Santo procesionará el viernes 13 y el domingo 15 de diciembre como fin a los actos conmemorativos de...

El cartel para un aniversario pastoreño

El pasado día 5 de diciembre en el aula de cultura del palacio de la Diputación Provincial se presentó el cartel conmemorativo...

Yecla procesionó junto a su patrona

Envuelta en pólvora e incienso, un año más, la Virgen del Castillo Coronada recorrió las céntricas calles de la ciudad de Yecla.