lunes, 6 diciembre 2021
Booking.com

Apertura solemne del Año Jubilar por los 500 años del Santísimo Cristo de San Agustín

Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
467SuscriptoresSuscribirte

Desde que en agosto de 1679 el Ayuntamiento de Granada, en nombre de todos los habitantes de la ciudad, hizo Voto Solemne de tributar anualmente Acción de Gracias ante la Soberana Efigie del Santísimo Cristo de San Agustín, por haber remitido en la ciudad la epidemia de peste, tras haber sacado a la Sagrada Imagen en procesión de rogativas, cada año se repite el rito y el Ayuntamiento acude a sus plantas a renovarlo.

La “Función del Voto de la ciudad de Granada” no ha dejado nunca de celebrarse desde que se estableció, al principio cada 8 de agosto, y a partir de 1992 se decide trasladar al 14 de septiembre. coincidiendo con la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz.

Por tanto, no se podía haber elegido mejor fecha para la apertura del año jubilar, siendo así la ciudad de Granada, representada por su Ayuntamiento, la primera en ganar este jubileo.

La Solemne Eucaristía, fue presidida por Don Francisco Javier Martínez Fernández, Arzobispo de Granada y concelebrada por Don José Gabriel Martin Rodríguez, Consiliario de la Real Federación de Hermandades de Penitencia de Granada y por Don Francisco Tejerizo Linares CSsR, Vicario Episcopal de la Vicaría I y Director Espiritual de la Hermandad. Con la lectura por Don Francisco Tejerizo Linares, del Decreto de la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede, por el que se otorga este año jubilar, se dio comienzo a la ceremonia. Tras la lectura fue entregado por el Señor Arzobispo al Hermano Mayor de la Hermandad, Don Vicente Molina Cortés.

El Ayuntamiento de la ciudad estuvo representado por el Señor Alcalde Don Luis Salvador García, quien pronunció el voto, acompañado de los portavoces de cuatro de los cinco grupos municipales. También estuvieron presentes Dña. Roció Díaz Jiménez, directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife y Don Armando Ortiz García Vicepresidente de la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Penitencia de Granada.

En su homilía el Señor Arzobispo señaló como la festividad de la Exaltación de la Cruz nos enlaza con el carácter paradójico de Dios. Es un Dios grande pero como nos dice las lecturas del día, es grande porque ha sido capaz de despojarse a sí mismo, como dijo San Juan Pablo II, hacerse compañero nuestro en el camino de la vida, en nuestra condición humana, acompañarnos en el camino de la muerte y conducirnos hacia nuestro destino, la vida divina, hacia Dios. Siempre estamos buscando a Dios, porque anhelamos la plenitud de nuestra vida humana. Con su muerte en la cruz Dios se revela como amor, revela el secreto ultimo de nuestra condición humana y probablemente la tarea única de nuestra vida, que es aprender a querernos. Si Dios no fuera amor, difícilmente podríamos imaginar su grandeza, de una manera que diera sentido a todas

las cosas de nuestra vida, porque también nosotros conocemos la paradoja del amor, donde el ser humano se hace esclavo libremente, aunque el amor verdadero es lo que más nos realiza como personas. Dios está con nosotros en todas las circunstancias de nuestra vida, cualquier dolor nuestro es del Señor. Finalizó invocando al Santísimo Cristo de San Agustín, al igual que se ha hecho en otras epidemias sufridas en la antigüedad, para que de nuevo interceda por todos ante la situación actual, y que abra nuestro corazones para contribuir a un mundo más fraterno, que a pesar de las circunstancias que vivimos, no disminuya el amor para el que hemos sido creados, y que es lo único que verdaderamente puede hacer la vida digna de ser vivida, aprendiendo a querernos al menos un poquito, a la manera en que Dios nos quiere, porque estamos hechos a su imagen.

Durante la Eucaristía, se rezó, por las víctimas de la pandemia y especialmente por sus familiares y amigos que han perdido a un ser querido y no pudieron despedirse de ellos. Tras finalizar la Eucaristía se cantó el Himno al Santísimo Cristo de San Agustín.

Este año debido al Covid-19 no se ha podido realizar el protocolo tradicional para recibir al Ayuntamiento, y tampoco las hermanas Clarisas han ofrecido al finalizar la celebración la tradicional limonada y dulces, de miel sobre hojuelas. Además, la Iglesia del Santísimo Cristo de San Agustín tenía su aforo limitado, por lo que la Hermandad retrasmitió la ceremonia por su canal de YouTube. Por esta razón también se van a retrasmitir las misas jubilares, que serán los sábados a las 12,00h.

Redacción: Arancha Martín

Fotografía: Pablo Molina

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com
3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,761SeguidoresSeguir
467SuscriptoresSuscribirte