Se escribe con “C” de… cuaresma

2,808FansMe gusta
4,420SeguidoresSeguir
2,222SeguidoresSeguir
323SuscriptoresSuscribirte

Agenda Cofrade de la primera semana de Diciembre en Madrid

Diario de Pasión te muestra la agenda de las Hermandades y Cofradías de Madrid para que no te pierdas nada.Miércoles 2 de DiciembreHermandad de...

Solemne Triduo a Nuestra Señora de Montserrat

Durante los días 1, 2 y 3 de diciembre se celebrara el Solemne Triduo en honor a Nuestra Señora de Montserrat.Los cultos comenzarán a...

El Llamador de Canal Sur Radio 2021 se otorgará a la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla

Así fue anunciado en el último programa radiofónico emitido el pasado lunes en el que se reconoció a todos sus integrantes la difícil situación...

Año tras año, fecha más arriba, o más abajo del calendario, llega con regularidad, la cuaresma. Y, ¿qué es la cuaresma?. Son cuarenta días de preparativos para no sólo rememorar, sino para vivir al final de ella, la Pascua del Señor. Es un periodo litúrgico que se define como un “tiempo fuerte”, un momento de gracia y de preparación no solo exteriormente asistiendo a los cultos de mi cofradía o de otras, sino un tiempo especial para disponernos desde dentro, desde el interior de cada uno a vivir su Pascua en nuestras vidas, es decir, el paso del Señor en nuestro momento concreto de hoy, una Pascua que bien vivida sea capaz de transformar hasta lo más profundo de nuestro ser. Si es así, ya nada será como antes. Eso es vivir bien y celebrar la cuaresma. No con tristeza, sino con gozo y alegría en medio de la sencillez y austeridad a que ella nos invita.

La cuaresma comienza con el miércoles de ceniza donde los fieles quedamos marcados por el signo de la cruz en nuestra frente mediante la ceniza y se prolonga durante los cuarenta días previos a la fiesta de Pascua hasta el Jueves Santo, excluyendo la Misa de la Cena del Señor.

¡Qué bueno! que acudamos a manifestaciones externas de nuestra fe durante la cuaresma, besamanos, besapies, y toda clase de cultos, como expresión y fruto de la vivencia interna del amor que vibra en nuestro corazón. De eso tan grande que nos recorre por dentro, del amor a esa imagen de Cristo con la que me identifico plenamente.

Dios pasó hace dos mil años la Pasión por ti y por mí, cree que hoy sigue pasando a también a tu lado y al mío ¡es más!, cree que vive junto a ti y a mí, mora dentro de cada corazón que le hace hueco, y eso es la cuaresma, saber que Dios nos ama con corazón de hombre, con un amor inigualable y personal y que nos quiere tanto que ha sido capaz de padecer la Pasión, de vivir con pasión su amor por nosotros hasta dar, entregar hasta la última gota de su sangre por ti y por mí, por cada uno en amor intransferible y personal, porque dice la Escritura que en definitiva es Cristo mismo: “Es fuerte el amor como la muerte, es cruel la pasión como el abismo, las aguas torrenciales no podrán apagar el amor ni anegarlo los ríos” (Ct 8,7).

Por eso los cristianos estamos de enhorabuena, sabemos vivir la cuaresma no como tiempo de tristeza y apocamiento, sino como un espacio propicio para caer en la cuenta de que Dios, ese Dios con-nosotros del que celebrábamos su nacimiento hace unos meses, es ahora tiempo de celebrar su amor apasionado. “Con amor eterno te amo, por eso he reservado contigo misericordia” (Jr 31,3). Por eso “te levo tatuada en las palmas de mis manos” ( Is 49,16). Somos sus yagas. “Sus heridas nos han curado” (Is 53,5).

Consignas

La cuaresma trae asociadas una serie de palabras que la identifican y le hacen crear su propia “fisonomía”.

Se habla por ejemplo entre otras de conversión, de desierto, oración, ayuno, limosna, polvo, silencio, austeridad, ceniza, sobriedad, etc.

La conversión implica una transformación, un cambio de pensamiento, de actuación, de vida, pero hay una forma ficticia de transformarse, por ejemplo, usar un disfraz, que cuando acaba la fiesta, te lo quitas y vuelves a ser el mismo de antes, o las horas en que salgo en mi estación de penitencia, me coloco el hábito nazareno y cuando acaba la procesión me lo quito y sigo siendo el mismo de antes. No debe ser así la conversión cristiana, toda ella es un proceso que dura toda la vida, pero es momento propicio para comenzar cuando empieza la cuaresma. Querer es poder, asociarse a los mismos sentimientos de ese nazareno que ha dado la vida por mí. Irme transformando por el amor en lo que él quiere y espera de mí.

La ceniza simboliza la condición débil y caduca del hombre que camina hacia la muerte, también su situación pecadora. Leyendo el libro del Génesis recordamos que “Dios formó al hombre con polvo del suelo, insuflando en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente” (Gn 2,7). Recordemos que somos polvo y al polvo volveremos, nuestro aliento de vida pertenece al Señor.

El número cuarenta hace alusión a los cuarenta años que esperó Israel en el desierto para poder entrar en la tierra prometida, a los cuarenta días que aguardó Moisés la manifestación de Dios en el Monte Sinaí, cuarenta días también ayunó Jesucristo en el desierto aguardando la fortaleza del Espíritu para cumplir su difícil misión y trascendiendo esto a nuestro hoy y ahora concreto, cuaresma debe ser para nosotros, esa nueva oportunidad de cuarenta días concebida como un tiempo de gracia, un magnífico don que se nos brinda para encontrar los caminos perdidos o en el mejor de los casos, enderezar los torcidos; es en definitiva un tiempo propicio para que los cristianos renovemos nuestro espíritu de adhesión a Jesucristo muerto y resucitado y nos guiemos por el camino de una profunda y progresiva reflexión; “para escuchar la voz de Dios y no endurecer el corazón” (sal 94).

La cuaresma se vive dentro de un marco, un contexto especial como es el desierto. Geográficamente hablando, es un lugar despoblado, árido, solo, inhabitado, caracterizado por la escasez de vegetación y la falta de agua. Es el lugar donde transcurre el ayuno, considerado como desasimiento y soledad exterior e interior, para llevar, al que en él se interna, a la unión con Dios. Para la Biblia, el desierto es, además, una época de oración intensa. Es el lugar del sufrimiento purificador y de la reflexión, aunque también es una gracia que puede rechazarse. El desierto es la geografía concreta, el espacio y el tiempo de la unión con Dios. Por eso Oseas (Os 2, 16-17) lo propone como el lugar propicio para captar su mensaje espiritual, al igual que lo hace la Iglesia con sus hijos en la Cuaresma. Por eso “yo voy a seducirla; la llevaré al desierto y hablaré a su corazón”.

En medio de los quehaceres del mundo es bastante difícil hacer de la vida un desierto, estar horas prolongadas en presencia continua de Dios, pero sí os invito a que en medio del bullicio del día, en el lugar y tiempo oportuno se vuelva a buscar ese desierto en vuestro interior como lugar donde el deseo del encuentro con él que da fuerzas para caminar se hace oasis. Dice san Agustín que si continuo es tu deseo, continua es tu oración. Este tiempo de cuaresma debe despertar el hambre y el deseo de hacer de ratos de nuestra vida un pequeño desierto. Es absolutamente necesario. Muchas veces en nuestra vida cotidiana rechazamos esos espacios de silencio y soledad porque tenemos miedo de encontrarnos con nosotros mismos y con Dios y descubrir qué lejos estamos de su proyecto sobre nosotros. Por eso, el «desierto» requiere el coraje de los humildes, de los que no tienen miedo de volver a empezar. Nuestra relación con Dios necesita no sólo de un «espacio» adecuado (el desierto como lugar de silencio), sino también de un «tiempo» oportuno y concreto, «suficiente» para escuchar, a través de nuestra conciencia, su voz de Padre que corrige y consuela a la vez.

Claves

Oración: Como un tiempo de reflexión y búsqueda en relación conmigo mismo y con Dios. Aprovecha estos días para orar, para hablar con Dios, para decirle que lo quieres y que quieres estar con Él. Te puedes ayudar de un buen libro de meditación para Cuaresma. Puedes leer en la Biblia pa-sajes relacionados con la Cuaresma. Haz una lectura orante del Evangelio de cada día y hazte un propósito para vivirlo sólo en el hoy de cada día.

Ayuno: Como algo que me ayuda a desprenderme de mi egoísmo y me abre las puertas a otra visión posible, en relación a los demás. Hay muchas formas de ayunar, no sólo y necesariamente ha de ser privación de alimentos. El ayuno cuesta sacrificio. La palabra sacrificio viene del latín sacrumfacere, que significa «hacer sagrado». Entonces, hacer un sacrificio es hacer una cosa sagrada, es decir, ofrecerla a Dios por amor. Hacer sacrificio es ofrecer a Dios, porque lo amas, cosas que te cuestan trabajo. Por ejemplo, ser amable con el vecino que no te simpatiza o ayudar a otro en su trabajo. A cada uno de nosotros hay algo que nos cuesta trabajo hacer en la vida de todos los días. Si esto se lo ofrecemos a Dios por amor, estamos haciendo sacrificio, estamos ayunando, estamos amando.

Limosna: Como medio de compartir lo que soy y tengo, es el ejercicio de la caridad. Esta vivencia de la caridad debemos vivirla de manera especial con aquél a quien tenemos más cerca, en el ambiente concreto en el que nos movemos. Así, vamos construyendo en el otro «el bien más precioso y efectivo, que es el de la coherencia con la propia vocación cristiana» (Juan Pablo II).

Sólo el gozo de ser cristiano nos llevará a vivir y a expresar con la vida que pertenecemos al Señor por el bautismo y que la cuaresma es un don para el conocimiento de Dios y de nosotros mismos. Conózcate a ti, conózcame a mí, decía san Agustín, en eso se nos debe ir este tiempo de preparación a la Pascua.

¡Manos a la obra!.

¿Te ha gustado este artículo?

Más noticias de Diario de Pasión

Sevilla. El rezo del Santo Rosario

Origen y tradicionesSon tantas las iniciativas puestas en marcha por la hermandad de Ntra. Sra. de la Antigua...Vía Crucis de Cuaresma, charlas, coloquios... cultura...Y...

Corpus Christi. Una pasión por la Eucaristía

Para una monja agustina recoleta contemplativa, hablar de la eucaristía es decir todo lo que sabe y experimenta desde el centro de una vida...
2,808FansMe gusta
4,420SeguidoresSeguir
2,222SeguidoresSeguir
323SuscriptoresSuscribirte

Agenda Cofrade de la primera semana de Diciembre en Madrid

Diario de Pasión te muestra la agenda de las Hermandades y Cofradías de Madrid para que no te pierdas nada.Miércoles 2 de DiciembreHermandad de...