San Isidro Labrador: historia y devoción del patrón de Madrid

2,808FansMe gusta
4,420SeguidoresSeguir
2,222SeguidoresSeguir
323SuscriptoresSuscribirte

Solemne Triduo a Nuestra Señora de Montserrat

Durante los días 1, 2 y 3 de diciembre se celebrara el Solemne Triduo en honor a Nuestra Señora de Montserrat.Los cultos comenzarán a...

El Llamador de Canal Sur Radio 2021 se otorgará a la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla

Así fue anunciado en el último programa radiofónico emitido el pasado lunes en el que se reconoció a todos sus integrantes la difícil situación...

Agenda Cofrade en Ávila para la primera semana de Diciembre

A continuación podrán encontrar todos los horarios e informaciones de interés, sobre los Actos y Cultos Cofrades para primera semana de Diciembre en Ávila.Lunes...

El 15 de mayo es fecha marcada en rojo para los madrileños. Ese día, San Isidro sale a bendecir las calles de su ciudad, de su Madrid. Sale a bendecir los campos de los agricultores y labradores que a él se encomiendan para tener buenos frutos durante el año.

Pero casualidades de la vida han querido que este año no sea así. El Santo labrador no procesionará por las calles de la ciudad, ni tampoco sus devotos podrán ir a la fuente a por la milagrosa agua. Pero ésto no impide que podamos celebrar su día desde nuestras casas, encomendándonos a él.

En este artículo, vamos a dar a conocer la imagen de San Isidro: su vida, patronzago y festividad.

Isidro de Merlo y Quintana: historia de un santo.

Nació en torno al 1082, cuando el territorio de Madrid formaba parte de la taifa de Toledo, del territorio dominado por Al-Ándalus. Años después de su nacimiento, durante el 1085, Madrid pasó a ser dominio de Alfonso VI, monarca cristiano que dominó las tierras de ese entorno.

Entre los caballeros que luchaban en los ejércitos del monarca, se solía conceder señoríos y concesiones sobre los terrenos conquistados. Uno de estos caballeros guerreros es Juan de Vargas, el amo de San Isidro.

Isidro es posible que procediera de una familia humilde de agricultores que trabajan en campos arrendados. Su supervivencia se basaba en un contrato de arrendamiento anual: el trabajo se dirigía bien por el señor, o por los encargados. Los jornaleros debían obediencia y fidelidad al amo. A cambio recibían un sueldo en dinero, en especie o en una mezcla de ambas. La relación entre la familia de Isidro y la familia Vargas era de este tipo.

La zona en la que vivía Isidro era militarmente inestable, por encontrarse cercana a la frontera entre los reinos cristianos y musulmanes. El emir Alí ibn Yúsuf desplegó sus ejércitos en el año 1110 por el centro de la península ibérica haciendo que la familia de Isidro se trasladara a Torrelaguna.

Es precisamente en esa villa, donde contrae matrimonio con María Toribia (Santa María de la Cabeza), conviviendo allí y siendo posible que en ese lugar tuvieran a su hijo.

San Isidro fue por tanto, un cristiano mozárabe que continuó profesando y practicando la fe católica heredada de sus padres en la sociedad en que vivía. Su vida fue la de un hombre sencillo y humilde, un asalariado, un pocero y agricultor, un padre de familia que nos dejó como ejemplo a seguir, su modelo de vida evangélico, de cristiano comprometido.

Tras la muerte de Isidro el 30 de noviembre de 1172, fue enterrado en el cementerio de la Parroquia de San Andrés. Cuarenta años después, en 1212, es encontrado su cuerpo, incorrupto. Ese mismo año, volviendo Alfonso VIII de la batalla de Las Navas (16 de julio de 1212) reconoce su cuerpo como el Pastor de las Navas, que había ayudado a las tropas cristianas a la victoria.

Desde ese año el cuerpo incorrupto de San Isidro fue custodiado en la parroquia de San Andrés, convirtiéndose en un lugar de peregrinación de gran parte de España, por los milagros que obraba.

En la segunda mitad del siglo XIII se construyó un arca de madera con escenas que representan los milagros de Isidro. Se conserva en la girola de la Santa Iglesia Catedral de Santa María la Real de la Almudena. Este arca contuvo los restos de Isidro desde finales del siglo XIII hasta 1620, año en el que fue sustituido por un arca de plata y oro, realizada por los plateros de Madrid con motivo de su beatificación en 1619.

Primer arca sepulcral de San Isidro. Capilla de San Isidro, Catedral de la Almudena, Madrid
Arca sepulcral de San Isidro. Real Colegiata de San Isidro, Madrid

En 1769 fue trasladado por Real Decreto de Carlos III al altar mayor de la Real Colegiata de San Isidro, junto con las reliquias de su esposa Santa María de la Cabeza. Desde entonces y hasta la actualidad, se venera en el retablo del Altar Mayor de la Real Colegiata de San Isidro de Madrid (calle Toledo, 37).

Retablo del Altar Mayor de la Real Colegiata de San Isidro de Madrid

Milagros del Santo

En éste apartado hablaremos de alguno de los más conocidos del Santo.

  • Milagro de los bueyes:
San Isidro Labrador, anónimo del s.XVII.

«Isidro se levantaba temprano y nunca empezaba a trabajar sin previamente dedicar un tiempo a la oración y pasar por la Iglesia, para asistir a la Eucaristía, por eso varios compañeros, con envidia, le acusan ante el patrón Iván de Vargas, de ser negligente y descuidado en las tareas agrícolas, diciendo que siempre llegaba tarde a su trabajo. Tanta era la insistencia que el patrón quiso verificarlo, acercándose a las tierras de labor que le correspondían a Isidro y estando oculto, observó con sorpresa que los bueyes estaban arando guiados por unos jóvenes desconocidos que bien parecían ángeles. De tal modo cuando Isidro comenzaba el trabajo, no llevaba retraso frente al resto. El patrón supo interpretar lo que veía, como un milagro del cielo que premiaba la espiritualidad y santidad de Isidro. No es que Isidro no trabajara, que lo hacía duro y bien, sino que el Señor no dejaba de ayudarle y protegerle». Tras presenciar el milagro nombró a Isidro administrador de su hacienda.

  • Milagro del pozo:
Pozo del Milagro. Museo de San Isidro (Madrid).

«En este milagro, aparecen Isidro y María orando junto al brocal del pozo, al que se había caído su hijo. Es un milagro impresionante, documentado e inmortalizado por distintos pintores y que refleja cómo el Señor actuó, al recibir las súplicas de ese matrimonio destrozado ante la muerte de su hijo ahogado en el pozo y al que sólo le pedían fortaleza de ánimo para aceptar su voluntad, momento en el que Dios les recompensa, haciendo que las aguas subieran y sobre ellas, el niño flotando».

Beatificación y canonización

Bula «AGRI CULTURAM” dada en Roma el 16 de Diciembre de 1960.

San Isidro fue beatificado por Paulo V el 14 de Junio de 1619, fijando la celebración de su fiesta el 15 de Mayo. En aquel momento reinaba Felipe III.

Ya en el reinado de Felipe IV, fue canonizado por Gregorio XV, el 12 de Marzo de 1622. En ese mismo acto de canonización, la Iglesia quiso unir a un sencillo agricultor y patrón de Madrid, con otros cuatro insignes santos: Teresa de Jesús, Ignacio de Loyola, Francisco Javier y Felipe Neri.

San Isidro es Patrón de Madrid desde 1212 y día de precepto en la capital de España desde 1621.

El Papa Juan XXIII extendió el patronazgo de San Isidro a los agricultores y campesinos españoles por Bula «Agri Culturam» dada en Roma el 16 de Diciembre de 1960. Esta declaración sirvió para extender su culto a muchas localidades agrícolas, no sólo de España, sino del mundo entero.

Festividad del 15 de mayo

El quince de mayo, Madrid celebra con júbilo y alegría la festividad de su patrón.

La Congregación de San Isidro (que le rinde culto durante el año), celebra en los días previos un Quinario en la Colegiata, así como la imposición de medallas a los nuevos hermanos.

El día grande tiene lugar la Misa solemne en honor al Santo, con posterior procesión por la tarde, recorriendo las calles del Madrid de los Austrias. Las imágenes que procesiona la Congregación son obra del escultor madrileño Javier Tudanca, hermano congregante, realizadas en 1994 y 1995 respectivamente.

Todos estos días, tras los cultos, se puede visitar el camarín donde se veneran el cuerpo incorrupto de San Isidro y las reliquias de su esposa, Santa María de la Cabeza.

También ese día tiene protagonismo la pradera de San Isidro, lugar donde se encuentra la ermita y la fuente que según la tradición, su manantial fue creado por San Isidro para su amo, Iván de Vargas, teniendo la fama de ser un agua milagrosa.

La información para la realización de este artículo ha sido obtenida de la página web de la Real, Muy Ilustre y Primitiva Congregación de San Isidro de Naturales de Madrid y la página web de la Archidiócesis de Madrid.

Las fotografías han sido obtenidas de la página web y del perfil de Twitter de la Real, Muy Ilustre y Primitiva Congregación de San Isidro de Naturales de Madrid, página web de la Archidiócesis de Madrid y página web «Religión Digital».

¿Te ha gustado este artículo?

Más noticias de Diario de Pasión

«El Catafalco» de la Torre de Estaban Hambrán

El municipio toledano de La Torre de Esteban Hambrán conserva desde hace más de 300 años una obra pictórica y de gran trasfondo antropológico.“El...

Hallan restos oseos relacionados con la crucifixión de Cristo

Uno de los ultimos analisis de los clavos hallados en 1990 demuestra que estos provienen de la cueva de Caifás.Estos clavos fueron en la...
2,808FansMe gusta
4,420SeguidoresSeguir
2,222SeguidoresSeguir
323SuscriptoresSuscribirte

Solemne Triduo a Nuestra Señora de Montserrat

Durante los días 1, 2 y 3 de diciembre se celebrara el Solemne Triduo en honor a Nuestra Señora de Montserrat.Los cultos comenzarán a...