miércoles, 29 septiembre 2021
Booking.com

Historias de Imagineros: Jesús Estepa Maillo

Booking.com

¡síguenos!

3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,677SeguidoresSeguir
461SuscriptoresSuscribirte

Eérase una vez un joven escultor… Podría ser el comienzo de esta historia. Pero sería poco original. La corta trayectoria de este imaginero no es óbice para que sus obras llamen la atención de aquellos que buscan unas manos para dar vida a las imágenes de su devoción.

Todo comenzó con una oferta o un desafío. Juzguen ustedes. El caso es que Jesús, imaginero en ciernes, tras un largo periodo de formación con los mejores, decide dar un paso adelante y exponer una de sus obras en un escaparate sevillano.

A priori, puede no llamar la atención este hecho, pero les aseguro que un escaparate de Sevilla es un escaparate al mundo. De hecho, son tan codiciados, que hay establecimientosmque poseen listas de espera; no me lo han dicho, sino que lo afirmo con la experiencia de haber permanecido en una de esas listas.

Pues bien, adecuadamente arropado por el aval de sus maestros, le surgió la posibilidad de exponer la imagen de un busto cristífero en terracota en la prestigiosa tienda de telas Velasco. Representaba al Redentor coronado de espinas.

Para confirmar mis palabras, no pasaron muchos días hasta que llegó una llamada inesperada. Una conferencia, como se suelen llamar las llamadas que proceden del extranjero. Desde la cuna de Mozart, Salzburgo, se habían enamorado de aquella obra y querían realizar un escargo muy especial destinado al monasterio beneddictino de Santa María Plaing de aquella localidad.

La incredulidad dio ligar a la eficacia, porque si halgo caracteriza a Jesús, es la constancia. Ni corto ni perezoso, se puso manos a la obra (nunca mejor dicho).

Se trataba de una imagen de bulto representando a Cristo coronado de espinas, un Ecce Homo, regalando al autor la libertad de expresión de la que quisiera hacer gala para reflejar ese conocido pasaje de la Pasión. Es por ello que Jesús soñó con cubrir el busto con una clámide de tela encolada, mismo material que utilizaría para trenzar la cuerda que se convertiría en corona de espinas.

Y así lo hizo…

Se hizo realizadad el sueño de un niño que jugaba con barro y plastilina antes de entrar como aprendiz en un taller a la temprana edad de 14 años. No se trataba de un taller cualquiera. Jesús curquejo le enseñó las bases de su arte, que fue puliéndose a la vera de Jaime Babío, Fernando Murciano o el maestro Dubé de Luque.

Dubé de Luque solía aconsejar a quien consejo le pedía que había que formarse. La formación constituía el primer estadio de su credo personal y así se lo tranmitía a los entusiastas jóvenes que querían emular su arte. Jesús no necesitó de mandamientos para ingresar en la Escuela de Artes y Oficios de su Sevilla del alma para cursar las especialidades de escultura en madera y piedra entre otras.

Pero, ¿y qué fue de su Ecce Homo? Naturalmente fue a compartir la vida de los monjes de aquellos paisajes nevados en invierno.

Goza allí de gran veneración, si bien son los propios monjes sus más fieles devotos. Tal es la empatía que despierta en quien a su contemplación se dedica, que en la rutina de los claustros se ha convertido en indispensable reflexionar unos minutos ante ese Cristo herido y sangrante que parece intercambiar miradas con sus hijos para contarles historias.

Es tal su realismo que cuentan que un monje, extasiado ante su dulzura, creyó escuchar en una noche de invierno delicadas palabras procedentes de sus labios.

Estas palabras susurradas en Alemán fueron incomprensibes en un primer momento por el oyente de excepción, quien jura haber escuchado al aproximarse a la talla la sencilla petición de auxilio y abrigo, pues no es la clámide la prenda idónea para afrontar los rigores de la blanca estación en aquellas latitudes.

Y es que si Jesús nos abriga a todos, de vez en cuando necesita que nosotros lo hagamos con él porque aunque Dios es Omnipotente, Su Hijo es un hombre que vive la vida como nosotros…

Francisco Javier Torres Gómez

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compartelo!

Más noticias de Diario de Pasión

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
Booking.com

¡síguenos!

3,183FansMe gusta
5,578SeguidoresSeguir
2,677SeguidoresSeguir
461SuscriptoresSuscribirte